Youtube

No todos los días puedes decir que sobreviviste a un volcán en erupción.

 

Todo pintaba para un día perfecto, sol, arena y mar, así que la surfista Alison Teal tomó su bikini rosa, su tabla y decidió que era un buen día para cumplir uno de sus más grandes retos: surfear junto al Kilauea, un volcán en Hawaii que no tenía actividad desde el 2011. Hasta ahí todo iba bien, una cámara, unas cuantas provisiones y un compañero de aventuras se agregaron al camino mientras la joven emprendía el viaje, después el momento llegó, Alison se echó al mar y luchó contra las olas que después se volvieron parte de ella hasta que ¡Oh, oh!, el volcán empezó a crujir de una forma extraña ¡Y comenzó a hacer erupción!, rápidamente la surfista le hizo caso a la adrenalina y nadó lo más rápido que pudo hasta llegar a un lugar seguro desde donde admiró el espectáculo.

“Este era el sueño de mi vida. Fue caliente, escalofriante y digno de robarme el aliento. Quería atrapar una ola, sin embargo, cuando me acerqué, una roca incandescente cayó junto a mí y enseguida me sumergí bajo el agua. Miré hacia atrás y pude ver que una ola se acercaba, así que pataleé con todas mis fuerzas para salir de la zona de peligro. Después, me sentí regocijada y exhausta al mismo tiempo.”- Declaró la deportista.

¡MIRA EL ESCALOFRIANTE MOMENTO!: