Ilustración/ Especial.

Me dejó sin palabras.

En el mundo del crimen existen cientos de personas capaces de cometer fechorías que ninguna persona “normal” se podría imaginar y el claro ejemplo es Alan Gray, quien ha enfurecido a la Corte Escocesa y el Tribunal Supremo de Reino Unido debido a que declaró que violaría y mataría a 20 bebés cada día.

También te puede interesar: El Cardenal responsable de las finanzas del Vaticano es acusado de pedofilia

Enfermo peligroso

La pedofilia es considerada una enfermedad que involucra la atracción sexual de una persona adulta hacia niños. A lo largo de la historia han existido muchos casos de criminales con este padecimiento (desde los que buscan niños en redes sociales y juegos, hasta aquellos que los secuestran), sin embargo, no ha existido ninguno como Alan o al menos que impactara tanto como lo hizo él.

Su historia comenzó hace un año, Alan, residente de Glasgow, Ciudad de Escocia, Reino Unido, era como cualquier otro joven universitario, no llamaba mucho la atención y tampoco se metía problemas, sin embargo, todo cambió el día en que la Unidad de Delitos Cibernéticos entró a su casa para confiscar su computadora y detenerlo debido a que la policía encontró una conversación con otros pederastas. Por si fuera poco, en su ordenador encontraron casi 20 mil archivos que eran imágenes y videos de niños de entre un año y doce siendo abusados sexualmnete de manera atroz. 

Especial.
También te puede interesar: Capturan a pedófilo que usaba Minecraft para atraer a menores de edad

Juicio escabroso

Una vez que Alan fue detenido, la policía comenzó la respectiva investigación para encontrar más elementos que ayudaran al juicio. Así encontraron más mensajes en donde el joven le decía a otros pedófilos entre risas que mataría y violaría a más de 20 niños. Ante la gravedad del asunto, la Corte escocesa se encontró en la situación de no saber cómo enjuiciarlo debido a que podría padecer una enfermedad mental o algo más, por ello decidieron enviar el caso al Tribunal Supremo del Reino Unido, el más importante del país, en donde rindió la declaración que dejó a toda la audiencia helada.

“Violaría 10 recién nacidos por día y mataría 25 por la noche. Sin piedad. Siempre deben estar llorando y nunca pueden vivir un momento feliz en sus vidas. Están ahí sólo para abusar de ellos”.- Comentó Alan.

Ante semejante argumento, lo único que pudo hacer el juez del Tribunal fue encarcelarlo indefinidamente en lo que lograban plantear una condena. Psicólogos han afirmado que consideran que los deseos impulsivos sexuales y violentos de Alan no podrán curarse jamás ni con rehabilitación, por ende piensan que la sentencia para este pedófilo debería ser de mínimo 30 años.

Ilustración/ Especial.

Desde junio del año pasado, Alan ha estado en prisión y hasta el momento se desconoce cuál será la sentencia final. No cabe duda, existen personas capaces de pensar y hacer cosas que nos ponen la piel chinita, incluso el abogado del joven ha declarado que sus acciones son “aborrecibles y repugnantes”.