Jaime Mendoza

México se sacudió a causa del temblor de 8,2 grados esta madrugada, Oaxaca, Chiapas y la CdMx estuvieron entre los lugares con mayores afectaciones, y aunque en algunos estados de la República las ondas sísmicas se sintieron con gran fuerza pero sin consecuencias graves, como en Puebla, a esta hora, a nadie se le ha ido el susto.

Lo cierto, es que no es para menos porque el fenómeno ha dejado (hasta la hora de publicación de esta nota) al menos unos 58 muertos que quedaron atrapados entre los escombros. Por supuesto que las imágenes de lo sucedido no han tardado en correr, el río de fotos y videos inunda Facebook y Twitter, y a pesar de que la mayoría son impactantes y parten el corazón, hay una que sobresale, una que provoca sentimientos encontrados. La de este hombre que a pesar de ver frente a él la tragedia, no dudó ni un segundo en hacer lo que creyó importante y correcto.

También te puede interesar:¿Por qué Irma es el huracán más impactante de la historia? (+VIDEOS)
Jaime Mendoza

El hombre de la bandera

Sucedió en Juchitán, Oaxaca y se trata de un vecino, cuya identidad hasta ahora es desconocida, que ayudó a los suyos a salir de los escombros cuando todo se había venido abajo en la Colonia 16 de Septiembre 1, justo en donde se encuentra el Palacio Municipal, que también sufrió gravísimos daños.

La tarea de este hombre había terminado, sin embargo, algo hacía falta, entonces, se acercó a los escombros del Palacio Municipal y sacó la bandera que estaba opacada por el polvo y la izó sobre las ruinas del lugar más importante de la ciudad. Como siempre, hay quien está en el momento justo y un reportero local logró captar el acto preciso cuando esto ocurrió, después, Internet se encargó de hacer lo propio.

Pocas horas bastaron para que ya por la mañana la imagen de este hombre se convirtiera en el estandarte de orgullo para quienes la compartían, e incluso, ha llegado a otras partes del mundo como España y Estados Unidos, y es que sí, una de las grandes virtudes del mexicano es siempre sacar algo bueno de lo peor, no importa de qué se trate.

Palacio Mpal. antes y después del sismo/Especial

Aunque esta no ha sido la primera vez que sucede algo así, recordemos que en Chile, después del tsunami del 2010 una foto muy parecida se convirtió en el símbolo de la esperanza del pueblo.

Especial