Toper News

Inicio Toper News

Imparte BUAP Diplomado en Educación para el Desarrollo Sostenible

Con el fin de orientar la formación universitaria hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), se llevará a cabo el Diplomado en Educación para el Desarrollo Sostenible, un curso en línea dirigido a docentes de educación media superior y superior de la BUAP, quienes al capacitarse en esta materia podrán hacer las adecuaciones curriculares, diseñando estrategias transversales de enseñanza-aprendizaje para incorporar en los planes de estudio estos lineamientos de la Agenda 2030 de la ONU.

“Este diplomado permitirá a la BUAP asumir el rol sustantivo de promoción de la sustentabilidad, a través de la transversalidad de sostenibilidad como principio de actuación dentro y fuera de la Institución”, señaló Diego Riva, coordinador de Gestión Ambiental, de la Coordinación General de Desarrollo Sustentable.

Con una duración de 16 semanas, este curso posibilitará a los docentes incorporar en sus secuencias didácticas la perspectiva de sostenibilidad como agente transformador, de acuerdo con los principios del modelo de Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) de la UNESCO, refirió.

El diplomado inicia el próximo 16 de agosto y está estructurado en cuatro módulos: Introducción General; Dimensiones de la EDS; Buenas prácticas; y, Transversalidad de la Sostenibilidad de la Educación Universitaria. Se trata de temas que las instituciones de educación superior deberán trabajar para alinearse a los ODS, indicadores que asimismo son tomados en cuenta por los organismos acreditadores externos, como COPAES, COPEEMS, CACEI y los CIEES.

“Por ello, diseñamos este diplomado para la formación docente, con la finalidad de incorporar acciones sustantivas en la materia, para garantizar la reflexión, conceptualización e incorporación de las tres dimensiones de la sustentabilidad (ambiental, social y económica) en las actividades académicas, tomando como base los manuales del modelo de Educación para el Desarrollo Sustentable de la UNESCO y del Modelo Universitario Minerva”, comentó Diego Riva.

Agregó que para reorientar un programa de estudios que aborde temas de sostenibilidad, las comunidades educativas requieren identificar los conocimientos, temas, perspectivas, habilidades y valores centrales para el desarrollo sostenible en inclusión social, protección ambiental y crecimiento económico e integrarlos al proceso de enseñanza aprendizaje.

Este es el interés del citado diplomado, el cual tendrá un cupo inicial de 90 docentes, y será el primero de una serie de cursos necesarios para la formación y educación de la comunidad docente con las competencias necesarias para la construcción de la sostenibilidad. Este diplomado contará con valor cirriculary el aval académico de la Escuela de Formación Docente y Desarrollo Académico de la Vicerrectoría de Dodencia. Los interesados podrán escribir al correo didesu@correo.buap.mx

Investigadores BUAP desarrollan tecnología para mitigar el estrés en plantas

Ante un episodio de estrés, el cuerpo libera hormonas que alertan al cerebro, se tensan los músculos y se generan otras reacciones de protección. Este mecanismo es similar en las plantas cuando son sometidas a una situación desfavorable, por lo que encienden respuestas moleculares que les permiten resistir e incluso sobrevivir a la condición. Dicho comportamiento molecular es estudiado por Carlos Alberto Contreras Paredes, investigador del Jardín Botánico Universitario de la BUAP.

Su investigación consiste en conocer los procesos moleculares que utilizan las plantas para desarrollarse bajo condiciones adversas, como sequía, calor extenuante, frío o inundación; es decir, con variables abióticas. Asimismo, toma en cuenta la presencia de patógenos (variables bióticas), por ejemplo bacterias, hongos y virus. En los últimos años, ambas variables se han acentuado como consecuencia del cambio climático.

Para mitigar el estrés en organismos vegetales, en colaboración con un grupo de investigación de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ), en el que participan el doctor Jesús Sandoval Ramírez y el maestro Alan Carrasco Carballo, se probó el efecto que tienen algunos compuestos que actúan como promotores de crecimiento vegetal en variedades nativas de maíz, sometidas a variables abióticas.

Contreras Paredes explica: “Cuando aplicamos los compuestos promotores de crecimiento vegetal, las plantas aceleran su desarrollo e incrementan su biomasa, pero cuando además se someten a una condición de estrés activan respuestas de defensa o de resistencia, logrando sobrevivir”.

Por el momento se prueba una variable a la vez. El siguiente objetivo será analizar el efecto de los compuestos promotores de crecimiento vegetal con dos o hasta tres tipos de estrés de manera simultánea.

Las pruebas se realizaron en cámaras de crecimiento vegetal donde se controlan parámetros como fotoperiodo, temperatura y humedad, pero a nivel de invernadero y de campo, se obtuvieron patrones de comportamiento contundentes en las plantas.

Igualmente, el efecto de los compuestos mencionados se valida en cultivos in vitro de brócoli, jitomate, pepino, frijol, agave, tabaco y Arabidopsis thaliana, una planta modelo en la Biología Molecular. “Como resultado, los cultivos celulares se establecen mucho más rápido y podemos inducir un proceso conocido como embriogénesis, el cual nos lleva a la obtención de muchas plantitas (también llamadas vitroplantas) en tiempos muy cortos, en comparación con otros estudios usando otro tipo de hormonas. Además, seguimos el desarrollo de las plantitas hasta estadios adultos, siendo más vigorosas que las plantas que provienen de semilla”.

Carlos Alberto Contreras Paredes, doctor en Ciencias Bioquímicas por la UNAM, asegura que estos estímulos hormonales podrían emplearse para mejorar la producción de alimentos. “Con la experimentación adecuada, esta tecnología ayudaría a mitigar el estrés en las plantas de cultivos en campo y sustituir a los compuestos usados actualmente, los cuales tienden a ser peligrosos para la salud”.

Cambios en la expresión genética del maíz

Para conocer el impacto de los compuestos promotores de crecimiento vegetal se realizó la secuenciación de transcriptomas de plantas de maíz que recibieron el tratamiento con estas fitohormonas y metagenomas del suelo rizosférico de las plantas. Lo anterior permitió conocer, a través de la lectura de nucleótidos de los RNA mensajeros, cuáles son los genes cuya expresión se incrementa o disminuye en las células de las plantas y cuáles fueron los cambios provocados en la estructura de las comunidades microbianas. Los doctores Araceli Lamelas Cabello y Enrique Ibarra Laclette, del Instituto de Ecología A.C., contribuyeron con el análisis de datos.

“A diferencia de productos con efectos adversos, como el glifosato -prohibido en muchos países-, u otros compuestos organoclorados y organofosforados, los compuestos promotores de crecimiento vegetal no tienen efectos negativos, son benéficos para las plantas”, destaca el científico del Jardín Botánico Universitario.

Atenuar la infección por virus

Por otra parte, el investigador de la BUAP también incursiona en conocer los mecanismos clave del ciclo viral para generar alternativas de tratamiento. Por consiguiente, estudia el proceso de infección por potyvirus, un grupo de virus al que se le atribuye grandes pérdidas económicas, usando como modelos el del jaspeado del tabaco y del mosaico del nabo; así como los virus de la tristeza de los cítricos y el virus rugoso del tomate, este último detectado en México hace apenas dos años.

Esta investigación está en la etapa de experimentación y consiste en probar si los compuestos promotores de crecimiento vegetal atenúan o disminuyen el efecto causado por estos virus.

El doctor Carlos Alberto Contreras comenta que la motivación de los estudiantes y el avance de la ciencia condujo al diseño de una plataforma de procesamiento viral, aún en desarrollo, empleando la herramienta CRISPR-Cas, para revertir la infección viral. “Estamos preparando herramientas que nos permitirán generar mutantes resistentes a la infección viral usando la tecnología CRISPR-Cas, la cual ha resultado útil para obtener organismos genéticamente editados”.

Los resultados obtenidos de esta línea de investigación forman parte de las tesis de estudiantes de las licenciaturas en Biotecnología y en Químico Farmacobiología, así como de aquellos que participan en estancias de investigación, servicio social y prácticas profesionales.

#OrgulloBUAP

Reconocen a nivel internacional a investigadores BUAP por modelo de protección de cultivos

Phytophthora es un fitopatógeno que ataca diversas plantaciones y en Puebla ha causado pérdidas millonarias a productores de papa, chile y aguacate. Para su control, investigadores de Física y Agroecología de la BUAP, así como la tesista Diana Rosales Herrera, de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas, brindan una propuesta interdisciplinaria a partir de la teoría de percolación, para crear esquemas de cultivo que eviten o reduzcan su propagación en sembradíos sin la necesidad de utilizar agroquímicos.

Este trabajo conjunto dio origen a tres artículos, el último publicado en junio de este año en la revista Chaos: An Interdisciplinary Journal of Nonliner Sciencie, el cual recibió buenas críticas de la comunidad científica, reflejadas en dos galardones: Futures Articles y Scientific Highlight Articles por parte del American Institute of Physics.

El objetivo principal es modelar la dispersión del patógeno (Phytophthora) sobre una plantación, como un fenómeno de transporte que ocurre sobre un medio aleatorio, esto con el objetivo de determinar las condiciones de susceptibilidad de las plantas, el porcentaje de suelo inoculado y la densidad de terreno sembrado necesario para garantizar una disminución en la propagación y sus posibles consecuencias.

El doctor en Física, Jhony Ramírez Cancino, quien colabora con el Centro de Agroecología del Instituto de Ciencias (ICUAP), señaló que en este trabajo se incluyen las aportaciones de físicos, matemáticos, computólogos, agrónomos y biólogos, un reto en sí mismo para atender una problemática muy específica, como lo es la diseminación de este patógeno, reuniendo conocimientos y lenguajes de diferentes áreas.

La importancia del patógeno

En su ambiente natural, Phytophthora —que abarca más de 50 microorganismos responsables de la muerte de diversas especies vegetales— se encuentra en forma de pequeños sacos llamados esporangios, que al estar sumergidos en agua liberan de 20 a 40 esporas biflageladas capaces de detectar la presencia de plantas y nadar hacia ellas a través de finas películas de agua. Una vez que el patógeno hace contacto con la planta, afecta las raíces y el tallo, la marchita y pudre sus frutos.

En su trabajo de tesis, la estudiante Diana Rosales, con asesoría de los doctores Jhony Ramírez y Hugo Cruz, se plantearon estrategias de siembra alternada (intercropping) para evitar la propagación de Phytophthora en terrenos de cultivo.

Un ejemplo de las técnicas de siembra alternada son los cultivos llamados milpas, donde se intercalan maíz, frijol y calabaza. Tanto en pruebas de campo como en laboratorio, pudieron observar que existen plantas que no manifiestan los síntomas de la enfermedad tras ser expuestas al patógeno, lo que permite definir la susceptibilidad de una planta como la probabilidad de que enferme después de ser expuesta.

Modelo de percolación

Por otra parte, en el artículo publicado también se destaca el modelo de percolación, una herramienta que permite modelar un flujo a través de un medio poroso, con el apoyo de conceptos geométricos y de probabilidad. En la aplicación práctica, el doctor Ramírez Cancino lo describe como una hoja cuadriculada, la cual se representará en la parcela a la escala correspondiente, a fin de delimitar celdas.

“Al hacer experimentación notamos que hay plantas que al interactuar con el patógeno son más susceptibles que otras, aunque sean de la misma variedad, pues algunas despliegan una respuesta inmunológica eficiente y evitan la colonización por Phytophthora. Esto permitió caracterizarlas a través de una observable que podemos medir y llamamos susceptibilidad: la probabilidad de que una planta enferme. Tras conocer esta característica, sembramos en nuestra división cuadriculada plantas altamente susceptibles y si en una de estas celdas la Phytophthora inicia su ciclo de vida y ataca a una planta, después nacen esporas con capacidad de moverse a través de las películas de agua, estas encontrarán barreras o plantas resistentes, además de celdas vacías para que se desconecten ciertos grupos de plantas y el patógeno no se propague.”

La apuesta es justamente modelar la densidad de plantación que se requiere para evitar que este patógeno se propague. Asimismo, se busca medir la susceptibilidad de las plantas, lo que evitaría la propagación, porque al ser más resistentes pueden funcionar como barreras naturales, es decir, si las esporas de la Phytophthora se encuentran en un sitio donde no pueden alimentarse o las condiciones son adversas para continuar su ciclo de vida, entonces pueden morir por inanición. Esto es importante porque se logra a partir de plantas resistentes que contribuyen a que este patógeno no se propague.

“Lo que nosotros hemos explorado son estrategias que pueden mejorar el rendimiento de las plantaciones, en el sentido de mantenerlas vivas; por eso proponemos mezclar dos variedades diferentes, unas más susceptibles y otras no, para que al combinarlas se reduzca la propagación del patógeno”, indicó el investigador.

Por su parte, Diana Rosales comentó que en el artículo publicado, donde se expone su investigación de tesis, exploraron configuraciones de tipo intercalado de columnas. Este tipo de plantaciones son métodos que se basan en saberes tradicionales; sin embargo, gracias a teorías físicas se les pudo dar precisión y formalizar el modelo de las plantaciones intercaladas, como una estrategia adecuada para evitar la propagación de ciertos patógenos.

“Lo que tenemos que hacer es determinar cuáles son las susceptibilidades de esas plantas, mapear para saber cuánto suelo está infectado de este patógeno en la plantación y recurrir a nuestro gráfico para ubicar los puntos donde se tienen que dejar celdas vacías para evitar que la Phytophthora se propague”.

En tanto, el doctor Jhony Ramírez señaló que el modelo propuesto, con las adecuaciones pertinentes, se podría aplicar en otro tipo de cultivos afectados con diferentes microorganismos, de ahí que permanezcan atentos a nuevos caminos en las aplicaciones de la Física.

De esta forma y con apoyo de los doctores Jesús López Olguín y Agustín Aragón del ICUAP; Arturo Fernández Téllez, Mario Iván Martínez y Hugo Cruz Suárez de la FCFM; así como Jhony Ramírez Cancino y la tesista Diana Rosales Herrera plantearon combinar la teoría de percolación y las configuraciones de siembra alternada como una estrategia agroecológica que permita minimizar la dispersión del patógeno Phytophthora. Lo anterior, reducirá los tratamientos fúngicos y químicos que resultan muchas veces ineficaces y dañinos para el suelo. De ahí la importancia de encontrar nuevas estrategias para problemas específicos.

#OrgulloBUAP

Egresado BUAP, dos veces premiado a nivel nacional a la mejor tesis de Historia

Una sólida investigación, un tratamiento integral del problema de estudio y una escritura accesible fueron tres rasgos que distinguieron la tesis que para obtener el título de Licenciado en Historia realizó José Javier Guillén Villafuerte, egresado del Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, por la cual obtuvo dos importantes premios nacionales: Francisco Javier Clavijero, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y Luis Chávez Orozco, de la Asociación Mexicana de Historia Econonómica, A.C (AMHE).

Auxilios para el rey de España. Fiscalidad extraordinaria y sociedad en una époxa de guerra atánticas. La intendencia de Chiapas, 1780-1821 es el título de este trabajo doblemente premiado: primero en octubre de 2019 por el INAH, como la mejor tesis de Historia y Etnohistoria; y en este junio 2021 por la AMHE, como la mejor tesis de Historia económica, un premio que esta asociación otorga cada tres años.

“El propósito central de esta tesis fue estudiar cómo los habitantes de la provincia de Chiapas, que entonces formaba parte del reino de Guatemala, contribuyeron al financiamiento de las guerras que la monarquía hispánica peleó en contra de Inglaterra y Francia a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Además, me propuse mostrar que las características económicas, demográficas y sociales de Chiapas imprimieron rasgos muy particulares a los auxilios fiscales que sus habitantes aportaron para el esfuerzo bélico de la Corona española”, comenta al respecto José Javier Guillén Villafuerte, quien hoy cursa el Doctorado en Historia en El Colegio de México.

Auxilios para el rey de España. Fiscalidad extraordinaria y sociedad en una época de guerras atlánticas. La intendencia de Chiapas, 1780-1821 fue una tesis asesorada por la doctora Lidia E. Gómez García, que, al decir de Guillén Villafuerte, posee tres importantes atributos:

“En principio, traté de realizar una investigación documental muy sólida y por ello recorrí nueve archivos y bibliotecas de México y del extranjero entre 2015 y principios de 2018. Asimismo, utilicé los materiales que conseguí en estos acervos no sólo para responder mis preguntas centrales, sino también para reconstruir el contexto en el que se desarrolló el fenómeno que me ocupaba; esto me permitió hacer de la fiscalidad, que a simple vista parece un tema muy árido, una ventana para conocer distintos aspectos de la economía, la sociedad y la política de Chiapas y Guatemala en aquellos años. Finalmente, me esforcé en que la redacción fuera lo más sencilla y clara posible, de manera que lograra captar la atención de cualquier lector medianamente educado”, explica sobre esta tesis que previa a su conclusión fue presentada en diversos coloquios para enriquecerla con los comentarios de otros colegas.

Como estudiante del Doctorado en Historia, en el Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México, José Javier continúa interesándose por temas de tipo económico y social. Ahora realiza una investigación sobre las haciendas municipales de los pueblos indígenas durante la época colonial, las llamadas cajas de comunidad, que fueron fuente de recursos para la Corona española, para hacendados y comerciantes y para los mismos indios. Por tal razón, su objetivo es comprender cuáles fueron las funciones sociales y económicas de esta institución en Chiapas y Guatemala, entre los siglos XVII y XVIII.

Tras agradecer los apoyos institucionales recibidos, José Javier Guillén Villafuerte extiende un mensaje a sus compañeros estudiantes: “Invitaría a los alumnos a que se animen a hacer investigaciones lo más originales posibles; los estudiantes de Historia deben ir más a los archivos, pensar formas novedosas de trabajar los documentos y construir narraciones didácticas y amigables que faciliten al gran público apropiarse de los conocimientos que generan. Estoy convencido de que hay que hacer trabajos que trasciendan el estrecho margen del entorno inmediato, sustentados siempre en información abundante y analizada consistentemente”.

En las unidades regionales, la BUAP nos brinda oportunidades a todos: Edmundo Cerqueda

El vínculo que se guarda con el medio ambiente, la cultura y la sociedad que conforma el lugar de origen puede ser difícil de romper, sobre todo para muchos jóvenes que enfrentan el dilema económico entre las necesidades familiares y la oportunidad de estudiar. Esto lo sabe el maestro Edmundo Cerqueda Reyes, quien es oriundo de Tehuacán y profesor de preparatoria y licenciatura en el Complejo Regional Sur de la BUAP.

“Soy abogado litigante, pero me ha gustado mucho la docencia porque esa energía que tienen los jóvenes nos impulsa a mejorar, a realizar incluso cosas que pensamos que haríamos, además ejercer las dos profesiones me permite mantenerme actualizado. Ahora por ejemplo, en época de pandemia, a pesar de que estamos confinados, las y los estudiantes nos motivan con su juventud y entusiasmo”.

Su historia dentro de la docencia no fue planeada. Cuando era estudiante de preparatoria quería dedicarse al periodismo, pero para concretar ese sueño tenía que salir del seno familiar y trasladarse a otro estado, lo que le suponía ciertos contratiempos, entonces la opción fue seguir los pasos de su padre, la abogacía, una propuesta profesional que terminó gustándole y que le permitió mantenerse cerca de sus seres queridos.

“Mi papá me enseñó que a través del Derecho se puede ayudar a las personas a solucionar problemas y eso me pareció una buena oportunidad después de decidir que no me iría a estudiar periodismo”, responde el maestro Cerqueda, quien valora y entiende las oportunidades que brinda la Universidad en su región.

Con casi 20 años en la docencia, el profesor Edmundo Cerqueda recuerda cómo inició en la profesión docente. “Al terminar la carrera en Derecho nunca pensé en dar clases. Un día, mientras laboraba en un despacho, el abogado patrono me pidió que lo acompañara a la universidad donde daba clases, al llegar me presentó como el nuevo docente de la materia de Derecho Internacional Privado”.

Ante la sorpresa y también el nerviosismo, su mentor le recordó que era un tema de su conocimiento, le proporcionó bibliografía de apoyo y le dijo que no tenía duda de que su desempeño como profesor sería adecuado. Así, unos días después, frente al grupo, el maestro Edmundo Cerqueda enfrentó un reto que se convirtió en una nueva experiencia, pero también en una forma de vida.

“La energía de los estudiantes y la interacción con ellos me gustó mucho, me dieron nuevas experiencias, pero sobre todo la satisfacción de compartir el conocimiento y eso es algo que atesoro y que busco perpetuar desde entonces”.

El maestro Edmundo Cerqueda Reyes, docente adscrito al Complejo Regional Sur-Tehuacán, actualmente imparte la materia de Derecho Fiscal a nivel licenciatura, pero también se desempeña como coordinador de la preparatoria BUAP-Tehuacán PREPATEH, donde da clases de Historia.

Para él son claras las diferencias entre sus estudiantes, los de preparatoria los describe como impetuosos, siempre con ansias de aprender y hacer cosas, mientras que a los universitarios los observa con otras preocupaciones: “piensan más en el futuro, en su preparación y en terminar la carrera para ejercer”.

Con mucho entusiasmo, el maestro Edmundo Cerqueda espera la apertura de las próximas preparatorias en Coyomeapan y Tlacotepec, donde los estudiantes de la región podrán tener nuevas oportunidades; lo mismo que él pues fue designado como coordinador de estas unidades académicas.

“Es un gran reto esta coordinación, desempeñar un papel adecuado y lograr que sean las mejores preparatorias de Tehuacán, esa es mi meta. Hoy por hoy es un privilegio ser parte de la BUAP y eso está al alcance de muchos jóvenes de juntas auxiliares, de municipios colindantes e incluso de estados vecinos. La regionalización de la educación es una oportunidad para todos”.

De esta forma, ser docente en las unidades regionales de la BUAP abre las puertas a un trabajo que compromete atender las necesidades urgentes de la sociedad y generar condiciones que mejoren el bienestar en las ciudades donde se asientan.

BUAP impartirá Curso Internacional de Salud Planetaria 2021

Hace más de 10 años se publicó un artículo donde se informó cuáles podrían ser los patógenos de mayor riesgo de convertirse en una pandemia; entre estos se encontraban los coronavirus. La actual contingencia sanitaria es resultado de un desequilibrio ecológico, refiere Daniel Jiménez García, investigador del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP), para quien la salud humana y ambiental están directamente relacionadas con la salud del planeta.

“Nosotros los humanos hemos accedido cada vez más hacia cierto tipo de recursos naturales. Por ejemplo, cuando existe un incremento urbano nos acercamos a la frontera forestal y las mascotas interactúan con animales silvestres. Por otra parte, existe el consumo de animales silvestres y estos son reservorios de cierto tipo de patógenos que contagian a los seres humanos. No somos conscientes de que estamos disolviendo barreras naturales”, advierte el académico.

Para mitigar el impacto del ser humano en los espacios naturales, el investigador adscrito al Centro de Agroecología del ICUAP resalta la necesidad de propiciar un pensamiento crítico en las personas y poder generar estrategias más allá de los individuos. “Todas estas cosas pasan porque estamos pensando individualmente y no en comunidad”.

Para impulsar la reflexión, el Instituto de Ciencias impartirá el Curso Internacional de Salud Planetaria BUAP 2021, del 21 al 25 de junio, de 9:00 a 14:00 horas y de 15:00 a 18:00 horas, a través de la plataforma Classroom.

Los instructores son las doctoras Roberta Marques y María Rita Donalisio Cordeiro, de la Universidad Estatal de Campinas, en Brasil; Eugenia Evangelina Camargo Rivera, de Motocle A.C.; así como los doctores Osvaldo Eric Ramírez Bravo, Héctor Bernal Mendoza y Daniel Jiménez García, investigadores del ICUAP.

En este curso, profesores, investigadores, estudiantes y tomadores de decisiones abordarán la salud humana y ecosistemas, biodiversidad y salud planetaria; cambio climático, ecosistemas y salud planetaria; alimentación y salud planetaria, la integración y las relaciones entre hombre y ambiente, entre otros temas.

La salud planetaria es un concepto relativamente nuevo, el cual incorpora factores asociados a la salud. Integra diversas áreas del conocimiento para entender las relaciones existentes entre los cambios ambientales globales y sus impactos en la salud animal y humana, verificando cómo las acciones antropogénicas afectan y alteran los procesos naturales.

“Se buscan los orígenes de un desequilibrio en salud humana y animal, para así entender, por ejemplo, por qué se enferma una población en medio de una selva o ciudad, y qué factores ambientales, sociales, económicos y naturales están asociados”, agrega el doctor Jiménez García.

Sumará BUAP primer Bachillerato Agropecuario a su oferta educativa en Tecamachalco

Además de cuatro nuevas licenciaturas, el primer Bachillerato Agropecuario de la BUAP se sumará a la oferta educativa de esta Casa de Estudios en el municipio de Tecamachalco, las cuales se abrirán en el Proceso de Admisión 2022, para iniciar actividades académicas en agosto de ese año. Tal fue el acuerdo del Rector Alfonso Esparza Ortiz y el presidente electo de Tecamachalco, Ignacio Mier Bañuelos, durante una reunión de trabajo.

En dicha región, donde la Máxima Casa de Estudios en Puebla imparte las licenciaturas en Medicina Veterinaria y Zootecnia, y en Fauna Silvestre, en la Facultad de Medicina Veterinaria, y seis más en el Complejo Regional Centro, además de la Preparatoria Regional Enrique Cabrera Barroso, se propone la apertura de las carreras en Ingeniería Agronómica en Recursos Naturales Renovables, en Contaduría Pública, Ingeniería en Ciencias de la Computación y en Químico Farmacobiólogo.

Así también, del primer Bachillerato Agropecuario de la Institución en el municipio de Tecamachalco, donde si bien están asentadas otras instituciones de educación superior, es importante ampliar la cobertura escolar y atender la problemática social, ya que el 32.8 por ciento de la población total de la región está en el rango de edad de preparación escolar y profesional, además de presentar la mayor tasa delictiva del estado.

En una reunión de trabajo entre el Rector Alfonso Esparza Ortiz y el presidente municipal electo de Tecamachalco, Ignacio Mier Bañuelos, se tomó dicho acuerdo, con el compromiso de que esta nueva oferta educativa se albergará en instalaciones que donará el Ayuntamiento y se iniciarán los trámites legales cuando el nuevo edil tome posesión.

Así, la nueva oferta educativa se publicará en la convocatoria correspondiente al Proceso de Admisión 2022, para iniciar clases en agosto de ese año, para lo cual se compartirán los perfiles docentes adscritos al Complejo Regional Centro, y además se buscará incrementar el número de profesores de tiempo completo, para brindar una educación pertinente y de calidad.

Entrega Alfonso Esparza espacios de la Torre de Gestión Académica y de Servicios Administrativos

Reunir en un mismo espacio el total de los servicios institucionales es el cometido de la Torre de Gestión Académica y Servicios Administrativos de la BUAP, la cual tiene un impacto estratégico en la calidad de los servicios, al ser un modelo de eficiencia administrativa y de atención a los usuarios, por lo que más allá de lo que representa esta obra en equipamiento, genera beneficios inmediatos a la comunidad universitaria, aseguró el Rector Alfonso Esparza Ortiz.

En compañía de Luciano Concheiro Bórquez, subsecretario de Educación Superior de la SEP federal, y Carmen Enedina Rodríguez Armenta, directora general de Educación Superior de la misma dependencia, se entregaron las instalaciones del Espacio de la Mujer y la Infoteca, donde el Rector expresó:

“Como Rector me honra poner en funcionamiento estos espacios para lograr una administración más ágil y eficiente, que nos permita avanzar en la mejora de la calidad de la gestión académica y los servicios administrativos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla”.

El Espacio de la Mujer, cobijado por la Dirección Institucional de Igualdad de Género, ubicada en el séptimo piso, complementa una dependencia a la cual la actual gestión rectoral dio prioridad por la transcendencia que implica alentar la equidad, prevenir la discriminación y la violencia de género, indicó el Rector Alfonso Esparza Ortiz al entregar espacios adecuados para que lleve a cabo sus funciones, encaminadas al logro de la igualdad sustantiva y adjetiva en la Máxima Casa de Estudios en Puebla, donde se trabaja constantemente para alcanzar la transversalización de la perspectiva de género.

En respuesta, el doctor Luciano Concheiro expresó: “A esta Universidad, que se encuentra a la vanguardia y que queremos que nos siga guiando y mediando, le pedimos que nos ayude a profundizar en el diagnóstico de todas nuestras instituciones, lo que queremos hoy es trascender este ámbito de las instituciones de educación superior para recuperar y plantearnos no sólo una cultura de la inclusión y la tolerancia, sino un planteamiento de humanidad y de construcción de otro mundo”.

El subsecretario de Educación Superior de la SEP federal consideró que las acciones que la Institución implementa sobre perspectiva de género muestran su compromiso con la comunidad universitaria y refrenda su responsabilidad social, así como su  conexión con la sociedad en una verdadera autonomía, la cual se construye desde la capacidad de ampliar el sentido del Estado y de cumplir como lo hace la Universidad en su conexión con la sociedad.

Es así como en el séptimo piso las autoridades federales conocieron las instalaciones de  la Dirección Institucional de Igualdad de Género (DIIGE), donde se encuentra el Espacio para las Mujeres; ahí se ofertan diferentes talleres como “Lectura en voz alta con dibujo significativo”, “Resignificación del trabajo de las mujeres”, “Libros de ida y vuelta”, “Redacción y autobiografía”, “Bordado de emociones” y “Masculinidades no hegemónicas”, entre otros servicios.

Asimismo, lo integran otros espacios como el de Transversalización, donde se revisa la normativa de género, en coordinación con las diferentes academias de la Universidad para que exista una vinculación y adecuación constante a las normativas de género y prevención de la violencia.

“Con este espacio consolidamos lo que ya se hace en la Universidad en cuanto a la atención y prevención de violencia de género, así como de transversalización, acciones que ahora con mayor razón seguiremos impulsando”, indicó la doctora María del Carmen García, directora de la DIIGE, quien adelantó que ya se encuentra en gestión la propuesta por parte de esta dirección, para abrir la maestría y doctorado en Estudios Feministas y de Género.

Durante la entrega del nuevo espacio, el Rector Alfonso Esparza aprovechó para reconocer por la participación femenina como brigadistas en la pasada Jornada de Vacunación, celebrada del 25 al 29 de mayo en el Centro de Convenciones de Ciudad Universitaria. Fue así como de forma simbólica los estudiantes Karina Sánchez Contreras, de la Facultad de Medicina; Regina García Ortega, de la Facultad de Medicina; Noé David Vélez Medina, de la Facultad de Administración; y Alejandro Reyes Ayala, de la Facultad de Economía, recibieron una distinción, la cual también será entregada a los 520 estudiantes que participaron en este esfuerzo conjunto, al igual que 430 trabajadores universitarios.

Otros de los espacios que visitaron las autoridades universitarias y de la SEP federal fueron el quinto piso, donde se ubica la Dirección de Comunicación Institucional, encargada de desarrollar esquemas para dar a conocer las tareas sustantivas de la Universidad e impulsar una cultura de la información. Mientras que en el octavo piso visitaron la Infoteca, donde la recreación y el aprendizaje está planeado para apoyar el desarrollo integral de los usuarios, todo esto a través del trabajo en equipo, los espacios lúdicos y la accesibilidad a todos los contenidos digitales de la biblioteca que brinden información y fomenten la creatividad, la comunicación, la empatía y la convivencia.

Servicios escolares

Diferentes trámites de servicios educativos, desde información sobre el proceso de admisión hasta solicitud y entrega de certificados y constancias, son proporcionados por la Dirección de Administración Escolar (DAE) en la planta baja de la Torre de Gestión Académica y Servicios Administrativos.

En una visita a este espacio, el Rector Alfonso Esparza constató la atención brindada a los alumnos a través de seis ventanillas de atención múltiple, un módulo bancario para facilitar las operaciones, un módulo de turnos y el área de admisión que atiende los procesos de reinscripción semestral, a estudiantes de intercambio académico y para resolver dudas sobre el proceso de admisión. Igualmente, se habilitaron áreas de trabajo para la atención a las unidades académicas en diversos servicios administrativos, así como una Jefatura de Servicios Escolares y las áreas de trabajo y de cómputo para los diferentes trámites y servicios escolares.

En estos espacios “estamos atendiendo a 50 mil 900 estudiantes de los programas de Ciudad Universitaria. Sin embargo, como son servicios y ventanillas abiertas, todas las áreas pueden venir a solicitar nuestros servicios, por lo que este número crece a 108 mil estudiantes; o bien aquellos que pertenecen al municipio de Puebla, el 81 por ciento de toda la población estudiantil”, notificó María Elena Ruiz Velasco, titular de la DAE.

Un hito en Ciudad Universitaria

La Torre de Gestión Académica y de Servicios Administrativos, un hito en Ciudad Universitaria, forma parte de los 128 edificios construidos en el periodo 2013-2021, que en conjunto representan 302 mil 649.27 metros cuadrados de incremento en la planta física de la BUAP.

Este inmueble, con 21 niveles, incluidos cuatro sótanos para estacionamientos, alberga 22 dependencias administrativas, entre estas las direcciones de Administración Escolar, Recursos Humanos, Servicio Social, Desarrollo Internacional, Comunicación Institucional,  Educación Media Superior, Educación Superior e Institucional de Igualdad de Género. Además, las vicerrectorías de Docencia y de Investigación y Estudios de Posgrado, la Secretaría General, Tesorería General, Abogada General y Rectoría.

Con una superficie total de construcción de 38 mil 337.68 metros cuadrados, en sus distintos espacios alberga a cerca de mil 800 trabajadores. Geométricamente se forma por dos volúmenes unidos por un tercero. El ubicado del lado poniente corresponde a servicios; el de oriente, a oficinas; y en el central se ubica el vestíbulo de llegada de los elevadores. Los sótanos tienen una capacidad de 353 cajones de tamaño estándar, nueve cajones para personas con movilidad reducida, nueve más para motocicletas, espacio para bicicletas, además de bodegas.

La Torre de Gestión Académica y de Servicios Administrativos forma parte de un ambicioso programa de infraestructura educativa encabezado por la actual gestión, para dotar a la comunidad universitaria de espacios dignos y accesibles.

La vida son emociones que van acompañadas con la grandeza de la cultura: Isabel Fraile Martín

Isabel Fraile Martín, investigadora de la BUAP, ha sido nombrada Académica Correspondiente de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, de España, una distinción que corona casi dos décadas de trabajo sobre el arte novohispano, desde que emprendió su andar de esa región occidental de la Península Ibérica a nuestro país, particularmente a Puebla, para descubrir la influencia del arte extremeño en América.

La vocación americanista de esta institución española, que en 1988 ingresó a su claustro al historiador mexicano Miguel León-Portilla, como Académico Honorífico, es un rasgo importante para la docente de tiempo completo de la Facultad de Filosofía y Letras, pues como Académica Correspondiente podrá continuar esa línea de investigación y mantener las relaciones artísticas entre Extremadura y América tras más de medio siglo de historia.

“Es una distinción que recibo con mucha satisfacción, pues para mí representa el reconocimiento de todo un trabajo iniciado hace muchos años, primero cuando viajé a México (2000) para realizar mi tesis de maestría, y más tarde como académica de la BUAP, a donde ingresé en 2006”.

Nacida en Extremadura, una comunidad autónoma, cuna de los más famosos conquistadores del Nuevo Mundo, Hernán Cortés, Francisco Pizarro y Pedro de Valdivia, entre otros, Isabel Fraile Martín es historiadora del arte por vocación, así lo afirma con un brillo en los ojos.

En la Universidad de Extremadura estudió la licenciatura, maestría y doctorado en Historia del Arte. Hace 17 años llegó a Puebla para indagar la influencia del arte extremeño en América, particularmente en Puebla, a donde llegaron los doce primeros frailes franciscanos, también nacidos en Extremadura. Su primer trabajo de catalogación fue la colección de pintura barroca de La Casa de los Muñecos, para su tesis de maestría; posteriormente estudió la pintura barroca de La Catedral de Puebla, para obtener el grado de doctora en Historia del Arte. En fechas recientes ha abierto una nueva línea de investigación en la Maestría en Estética y Arte centrada en los museos y ha ampliado sus estudios a la pintura poblana del siglo XIX.

Entre las contribuciones de la especialista en pintura novohispana, nivel I del Sistema Nacional de Investigadores, destaca su investigación de La Casa de los Muñecos de la BUAP, una joya de la Corona en la ciudad de Puebla, expresa, pues la pintura poblana del Barroco tiene en ese inmueble universitario del siglo XVIII su principal asiento.

Además, las paredes de este recinto contienen la obra de una dinastía de artistas poblanos de gran importancia, de mediados del siglo XIX, y prácticamente desconocidos hasta la investigación de la doctora Isabel Fraile: la familia Centurión, entre los que destaca la producción del pintor Mariano Centurión, entre sus trabajos más recientes. Un pintor de quien, por cierto, actualmente se está restaurando el cielo raso que hizo para la Sala Rodríguez Alconedo de la actual Casa de la Cultura .

Su interés por descubrir las relaciones artísticas y culturales entre el viejo y nuevo mundo, entre su natal España y Puebla, la ha llevado a ampliar su campo de estudio a la pintura del siglo XIX, a los museos y a las instituciones del arte. Con sus alumnos, de quienes se siente profundamente orgullosa, pues ha sembrado en ellos la pasión por el arte, espera que encuentren un futuro laboral dedicado al cuidado, conocimiento y difusión del amplio patrimonio cultural y artístico de Puebla.

En 2008 abrió la línea de investigación de instituciones del arte, lo cual le dio una gran visibilidad a la Maestría en Estética y Arte, debido a su ya consolidado calendario de exposiciones artísticas.

Bajo el liderazgo académico de la doctora Fraile, autora de cinco libros, entre estos Puebla, arte, tradición y patrimonio. Las pinturas del Ochavo: los tesoros de la Catedral de Puebla, la Maestría en Estética y Arte de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP obtuvo el reconocimiento de Competencia Internacional del Conacyt, en 2015, cuando ella se desempeñaba como coordinadora de este posgrado, y con lo cual también consolidó una trayectoria académica de 15 años en esta Casa de Estudios.

La también autora de 500 años de la Villa Segura de la Frontera al Tepeaca de hoy, Primer Cabildo de Puebla y del Centro de México, y de más de 20 capítulos de libros, otro número similar de artículos y numerosas tesis de maestría dirigidas, considera importante revalorizar el arte y la cultura de los pueblos, como una herramienta fundamental para el crecimiento de una sociedad conocedora de sus raíces, por lo que es importante ponderar el estudio de las humanidades.

“Yo le digo a mis alumnos que miren hacia Puebla: la riqueza de su patrimonio y la calidad de sus artistas es una clara muestra de la importancia histórica de esta maravillosa ciudad a lo largo de su dilatada historia”, expresa con  una emoción que a lo largo de la entrevista ha fluido y se ha reflejado en sus pequeños pero vivaces ojos azules.

#MujeresBUAP

Investigadores del IFUAP emplean materiales emergentes en celdas solares

Las fuentes no renovables de energía (petróleo, carbón y gas natural) representan el 88 por ciento de la oferta primaria de energía en el mundo. No obstante, estos recursos son limitados y la creciente demanda de energía apunta a una crisis energética. Para enfrentar el reto de generar energía de manera sustentable, investigadores del Instituto de Física de la BUAP (IFUAP) buscan materiales emergentes, de amplia disponibilidad y de nula toxicidad para aplicar en tecnologías fotovoltaicas.

Mou Pal, líder del Cuerpo Académico 250 “Materiales Avanzados” y responsable técnico de este proyecto, indica que por sus propiedades ópticas y electrónicas el sulfuro de cobre bismuto, Cu3BiS3, es considerado como candidato emergente y sostenible para su uso como material absorbente en celdas solares de película delgada. Sin embargo, este material aún no es muy explorado y actualmente existe poca investigación para conocer sus propiedades físicas a mayor profundidad. Así, surgió la idea de iniciar este proyecto a finales de 2018.

El compuesto Cu3BiS3 es un mineral que se encuentra en las minas de Wittichen, Baden, Alemania, por lo que recibe el nombre de Wittichenite. Se encuentra formado por cobre (Cu), bismuto (Bi) y azufre (S), los cuales son abundantes y no tóxicos. Además, es un compuesto absorbente de radiación solar en celdas fotovoltaicas, debido a sus propiedades semiconductoras similares a los materiales absorbentes utilizados en celdas comerciales.

La doctora Pal, nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt, señala que para obtener este compuesto “nos dimos a la tarea de sintetizar este material en forma de película delgada, mediante un método químico de bajo costo y un tratamiento térmico posterior de apilamiento de dos películas delgadas que son sulfuro de bismuto y sulfuro de cobre”.

Mediante el uso de varias técnicas experimentales de caracterización, agrega, se llegó a la conclusión que el material sintetizado se encuentra en fase pura y su composición química es la adecuada, por lo tanto, cumple con los criterios básicos para utilizarlo como capa activa en celdas solares.

Posteriormente, se llevó a cabo una serie de caracterización de las propiedades ópticas, estructurales y eléctricas para evaluar su empeño en celdas solares mediante un modelo computacional. “Con nuestros resultados experimentales iniciamos el estudio preliminar de simulación numérica de celdas solares, para determinar el mejor diseño para una celda solar que utilice Cu3BiS3 como capa absorbente de radiación solar”.

El estudio teórico (simulación numérica de heterouniones) lleva un avance significativo. “Considero que el estudio teórico es muy relevante, ya que uno puede estimar el desempeño del dispositivo y proponer modificaciones en el diseño de la celda antes de fabricarla, lo cual reduce el costo, tiempo y evita alguna falla técnica durante su operación”. La siguiente fase de esta investigación será la parte experimental que involucra la fabricación del dispositivo y su optimización.

Con los resultados del presente estudio, Mou Pal, doctora en Ciencia de Materiales por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, asegura mostrar a la comunidad científica una metodología para sintetizar películas delgadas de Cu3BiS3 libres de fases secundarias; así como exponer una propuesta de configuración de esta celda solar, la cual fue obtenida mediante simulación numérica.

En este proyecto participan también la maestra Denisse Loeza Díaz, egresada del IFUAP; David Mora Herrera, estudiante de doctorado de esta unidad académica; así como los doctores Jesús Capistrán Martínez, investigador postdoctoral PRODEP del IFUAP, y Felipe Pérez Rodríguez, miembro del Cuerpo Académico 250.