Parece que después de muchos años, la lucha real contra la violencia a las mujeres en Medio Oriente está por iniciar.

El lema de la campaña es contundente: «Hay algunas cosas que no pueden ocultarse» ni siquiera en Arabia Saudita, así lo afirma la campaña lanzada para combatir la violencia machista, además, la imagen habla por si sola, una mujer portando un yihad y que no logra esconder un ojo morado, fruto del maltrato físico. Pareciera que esto no significa nada pero en esta parte del mundo esta campaña es un logro impresionante.

También te puede interesar: Marcha contra la violencia de género y termina siendo un novio golpeador

Los responsables de la campaña es la Fundación Rey Jaled y lleva por título «No más abusos», con ella buscan animar a las mujeres saudíes a denunciar la violencia domestica, una violencia que viven 1 de cada 6 a diario y a pesar de que la mayoría de ellas conoce sus derechos y es que ahí los hombres saben que están haciendo mal pero se respaldan en las escrituras islámicas que prescriben que se permite utilizar castigos físicos contra sus esposas y sus hijos como medida correctiva.

Según una investigación llevada a cabo por el Programa Nacional de Seguridad en la Familia, la mayoría de las mujeres en este lugar del mundo desconoce sus derechos, motivo por el cual algunos hombres violan las enseñanzas religiosas y siguen costumbres y tradiciones aberrantes, además, el mismo estudio revela que 1 de cada 6 féminas sufre diariamente violencia verbal, física o emocional siendo realizada en el 90% de los casos por sus maridos o padres.

También te puede interesar: 3 Hombres transmiten una violación por Facebook Live en Suecia

Pero, ¿por qué comenzar la campaña en Arabia Saudita? Verás, este es uno de los lugares en donde las mujeres se mantienen de por vida bajo la tutela legal de un hombre, ya sea su padre, su marido o su hermano, haciendo casi imposible que denuncien cualquier tipo de abuso que llegue a ser cometido contra ellas.

Pero para suerte y desgracia de algunos, esta campaña está a punto de cambiar la dolorosa realidad.