Internet es un arma de doble filo que está al alcance de prácticamente todo el mundo, hoy, es considerado por muchos como otro medio de comunicación (título que ha generado un gran debate pero esa es otra historia) y la influencia que ejerce sobre nosotros es increíble.

¿Cuántas veces has encontrado la “nota del día” escrita en Internet? A mi, al menos, me pasa todo el tiempo, tan sólo en el timeline de Facebook es cuestión de prácticamente nada para enterarte sobre lo que dijo Peña Nieto en el informe sin siquiera verlo o saber qué calzones nuevos se compró Kendall Jenner, así de versátiles son las redes sociales y para cuando te das cuenta, al despegar la vista de la pantalla ya lo sabes todo, desde el precio del dólar hasta el nuevo ataque en Siria y la lista de los nominados al Óscar e invertiste escasos 10 minutos.

Sin duda, todas estas son cualidades de la tecnología, pero ¿qué pasa cuando crees todo lo que lees? Caes en el peor de los errores: Dejarte llevar por la corriente, y no poner en tela de juicio la información que llega a ti es lo peor que podría pasarte porque entonces, te vuelves un completo ignorante aunque hayas invertido tu tiempo en leer 6 párrafos porque son 6 párrafos de nada. Déjame decirte, por si no lo sabías, que Internet está lleno de noticias falsas que se aprovechan de las situaciones para generar alerta y mal informar a quien se deje, ¿un ejemplo? Las decenas de notas “informativas” sobre los saqueos a supermercados al rededor de todo México a causa de las protestas por el desaprobado “gazolinazo”, así que antes de ayudar a formar el caos, mejor asegúrate de que lo que compartes es real.

1.- No confíes en el WhatsApp: Recuerda que esta aplicación es para comunicarte de forma inmediata con las personas, para eso fue creada, jamás para que pases de contacto en contacto el audio de “Chonita” que le informa a todo el mundo que habrá un toque de queda en tal ciudad o el recado de “Panchito” que dice ser un alto mando policial y pide ayuda para combatir los cambios injustos. No olvides que la información delicada e importante se comparte en los sitios oficiales no por cadenas de WhatsApp, así que piensa dos veces antes de reenviar ese mensaje que no sabes a ciencia cierta de quién o dónde proviene.

2.-Verifica la veracidad del medio: Si decidiste abrir una nota gracias a que el link llegó a tu feed de Twitter o Face, léela y después trata de identificar si el medio de comunicación te resulta conocido, mira bien cómo luce la página, si su diseño no se ve ordenado y no es un medio de comunicación que conozcas o hayas oído hablar de él, entonces goglea la información y verifica si alguien más que sí es confiable está manejando lo mismo, si no es así entonces abstente de incitar a tus contactos a seguir compartiendo algo que probablemente es porquería.

3.- Verifica a los usuarios: Este punto es específico para Twitter y es que muchas veces la información falsa comienza compartiéndose por bots, es decir, usuarios robot, cuentas creadas para compartir cosas de este tipo y dar respuestas simples, por lo general no tienen muchos seguidores, no tienen una foto de perfil (o si la tienen es muy obvio que la imagen es sacada de Internet) y si revisas su timeline no encontrarás nada respecto a su vida personal, sólo noticias spam. Si la información que estás a punto de compartir viene de un usuario así, olvídalo y no aprietes el botón del mouse, me lo agradecerás.

4.- Duda de las imágenes: Sí, muchas veces las fotografías con las que se ilustran las notas son falsas, a lo que me refiero es que se trata de imágenes de otros sucesos que nada tienen que ver con lo que se habla, por ejemplo, esta foto fue presentada como una prueba de los recientes saqueos en la Ciudad de México pero en realidad se trata de una imagen tomada durante una protesta en Venezuela. Existen varias formas de saber si lo que estás viendo en realidad corresponde a lo que se cuenta, dos de ellas son estás páginas de Internet en donde con sólo subir la captura deseada te lleva hasta su origen, sea en México o China, se trata de TinEye y PicsLikeThat.

Twitter: @Muw0n

Recuerda que la psicósis colectiva comienza por estar mal informados y si contribuyes a que cosas falsas estén rondando por la red, lo único que haces es hundir más a esos cachitos de sociedad que de por sí ya están hasta el fondo o en el “mejor” de los casos, haces que un crédulo siga hablando de cosas que no son ciertas.